LAS DOS CLAVES DE LA REELECCIÓN

¡Four more years! ¡Four more years! ¡Four more years!

Esto es lo que cantaban los fanáticos de un belicoso George Walker Bush en la convención republicana de 2004, cuando clamaban por su reelección. Es sumamente extraño cuando es visto desde la lejanía del tiempo, pero la historia dice que Bush derrotó a un sensato John Kerry a pesar de haber metido al país en dos guerras (Afganistán e Iraq) o quizás precisamente por ello.

Ahora este cántico va dedicado para ellos con un toque de ironía porque ahora ha triunfado la cordura sobre el siempre enigmático Mitt Romney. Un hombre que ocultaba demasiados chanchullos en su pasado tales como evasión de impuestos, millones en cuentas en paraísos fiscales.

La primera clave comunicativa de esta campaña fue que el candidato republicano, un gran gestor sin duda que sabe muy bien lo que se hace, fue descalificado desde el principio por la propaganda demócrata. El gabinete de Obama le retrató como un empresario vil que había conseguido su fortuna a través de tratos de dudosa legalidad y de la especulación. Así, los votantes indecisos asumieron que Romney no era muy de fiar antes incluso de que el ex gobernador de Massachussets pudiese comenzar a explicar el programa.

La segunda es que los demócratas han sabido trasladarle al pueblo norteamericano que el proyecto de Obama no estaba programado para 4 años y que todavía queda mucho por hacer. Otra oportunidad, otra legislatura para cambiar la historia de Estados Unidos.

Diego Celma Herrando

Imagen: europapress

Leave a Reply

Your email address will not be published.